Lápices divertidos para souvenir

Los souvenirs son el detalle final de toda celebración, un “recuerdo” (tal es el significado de “souvenir” en francés)  que se llevarán nuestros invitados y que despertarán las ganas de volver a todos los eventos que organicemos.

Ahorra dinero fabricando tus propios souvenir en casa. En esta oportunidad, te damos una idea para sorprender a los chicos: lápices decorados. Estos souvenirs no solo son una divertida propuesta, sino que también son muy útiles para el estudio.

Vas a necesitar:

Lápices  (si están recubiertos en distintos colores, mucho mejor)

Porcelana fría

Colorante vegetal

Esferas de telgopor pequeñas

Cola vinílica

 

Elaboración:

La etapa más importante de esta manualidad es la modelación de la figura de porcelana fría que va en el extremo superior del lápiz. Siéntete libre de hacer los modelos que prefieras: caras, animales, flores, casitas… Incluso puedes variar la figura elegida para cada lápiz, de modo que cada niño reciba un souvenir personalizado.

Lo primero que debes hacer es teñir la porcelana con colorante, separando en porciones de masa los distintos colores que utilizarás. Amasa cada porción hasta lograr un tono homogéneo. Recuerda que unas pocas gotas bastan para teñir la porcelana.

Para trabajar la porcelana fría, debes moldear las diferentes partes de tu figura hasta lograr la forma deseada. Si se trata de la cabeza de un animal, es recomendable emplear una esfera de telgopor pequeña (número tres) y cubrirla con la porcelana, para lograr una mayor consistencia. Recuerda dejar un extremo más largo en la zona del cuello, donde unirás la pieza de porcelana con el lápiz.

Trabaja con un palito para dibujar los rasgos de tu figura: boca, ojos, cejas… Trabaja por separado las orejas con porcelana en otro color. Para los ojos, usa bolitas de porcelana blanca y píntales un pequeño círculo negro. Une las diferentes partes de la pieza con cola vinílica. Usa la cola para adherir bien la figura de porcelana al lápiz. Para un completo acabado que disimule la unión, toma una tira fina de porcelana y enróllala en forma de espiral en la parte superior del lápiz.

Una vez seca la porcelana, puedes darle unos toques finales con pintura acrílica. Deja secar la pintura, y ya tienes unos divertidos lápices para souvenir.

Cómo preparar la porcelana fría

Por su flexibilidad, maleabilidad y atractivo aspecto, la porcelana fría es un material ampliamente utilizado en un sinfín de manualidades. Souvenirs, adornos en miniatura, muñecos infantiles, flores y accesorios son algunas de las artesanías que se pueden fabricar modelando la masa de la porcelana fría. También puedes utilizarla para forrar cajas y esferas de telgopor, o para agregar apliques decorativos a todo tipo de objetos.

La ventaja principal de la porcelana fría, como su nombre lo indica, es que se endurece sin necesidad de calor. Esta porcelana se seca simplemente en contacto con el aire, en unos siete días. Aprende a elaborar esta masa en casa, con ingredientes accesibles, y conoce todos los secretos para trabajarla con los mejores resultados.

Masa básica de porcelana fría:


Ingredientes:

3 tazas de Cola Vinílica
1 taza de agua tibia
1 cucharada de Benzoato de Sodio (conservante de alimentos)
3 tazas de Almidón de Maíz
1 cucharada de Glicerina
3 cucharadas de Aceite para bebé
1 cucharadita de Formol

Elaboración:

En un sartén hondo y de material antiadherente, integrar fuera del fuego la cola vinílica, el almidón de maíz, el agua tibia y el benzoato de sodio, mezclando de a poco hasta que no queden grumos. Incorporar el aceite de bebé y la glicerina. A continuación, cocinar la preparación con el fuego muy bajo, revolviendo con cuchara de madera, hasta lograr una masa maleable, firme y que no se adhiera a los dedos.

Retirar del fuego y amasar con el formol. Para que la porcelana no se adhiera a la superficie de amasar, rociar ésta con aceite vegetal. Es importante amasar bien para que los trabajos queden lisos y sin grietas.

Guarda la masa en bolsas de nylon herméticamente cerradas. Deja reposar durante un día a temperatura ambiente, sin guardarla en la heladera. Antes de usar, vuelve a amasar enérgicamente.

 

Algunos puntos a tener en cuenta:

– Para teñir la porcelana, antes de modelarla agrégale colorante vegetal en pequeñas medidas, y amasa bien hasta lograr la tonalidad deseada. Recuerda que al secarse los colores se oscurecen algunos tonos, por lo que al teñir la masa debes llegar a una tonalidad más clara a la que esperas en el resultado final.   También puedes utilizar óleos o acrílicos para pintar las figuras.

– Al secarse, la porcelana reduce su tamaño aproximadamente dos centímetros. Modela las figuras en un tamaño un poco mayor al deseado, considerando esta reducción.
– Por su carácter no tóxico, este material es ideal para trabajar con los chicos y desarrollar su manualidad.

-Conserva por varios meses la masa que no  vas a utilizar, guardándola en un recipiente bien cerrado y envuelta con papel film.
– Para pegar las piezas de porcelana entre sí, usa cola vinílica, cuando la masa aún está fresca.

-Acelera el proceso de secado utilizando un ventilador o secador de pelo.

-Para hacer cuerpos de gran tamaño, forra figuras de telgopor, con lo cual empelarás menos masa y la figura resultará más liviana.