Cómo hacer muñequitos de lana

Cómo hacer muñequitos de lana

Las manualidades con materiales reciclados son geniales porque te ayudan a reutilizar elementos que de otra manera irían a parar a la basura, por eso hoy vamos a aprender cómo hacer muñequitos de lana, fáciles y divertidos.

Puedes utilizar todos los sobrantes de lana que tengas en tu casa y también recortes de tela. Son muy sencillos de hacer y puedes hacerlos solito o con ayuda de tus papis. ¡Vamos a trabajar!

Cómo hacer muñequitos de lana

Materiales para hacer muñequitos de lana

  • restos de lana natural o sintética de varios colores
  • recortes de fieltro de varios colores
  • pistola de silicona caliente
  • cartón
  • aguja
  • tijera
  • rotulador permanente negro y rojo
  • botones, cintas u otros adornos

Procedimiento para hacer muñequitos de lana

Corta un rectángulo de cartón de 12×18 centímetros para enrollar la lana. Ahora enrolla una hebra de lana (en el lado de 18 centímetros), dando aproximadamente 75 vueltas.

Ata la bobina que formaste con un trozo de lana del mismo color y luego retira el cartón. Esa será la parte superior de la cabeza. Un par de centímetros más abajo, ata nuevamente, pero toda la bobina, formando el cuello de la muñeca. Como muestra la foto.

Forma una bobina más pequeña, con el lado de 12 centímetros y con menos vueltas. Estos serán los brazos de tu muñequito de lana. Átalos como muestra la foto, dejando un centímetro de bobina antes de la atadura.

Abre el cuerpo del muñequito e introduce en el centro los brazos. Ata la bobina grande por debajo de los brazos para sujetarlos firmemente.

Corta el extremo libre de la bobina y separa en dos manojos iguales para formar las piernas. Ata los pies como ves en la foto. Está listo el cuerpo.

Ahora pasamos a los detalles. Forma el cabello con otro atadito de lana del color que más te guste. Pégalo en la parte alta de la cabeza. Una vez que esté seco, corta el flequillo.

Para hacer la cara, corta un rectángulo de fieltro de un color parecido a la piel y pégalo sobre el rostro del muñequito. Píntale los ojos y la boca con rotulador permanente fino.

La ropa se hace de manera similar a la cara. Cortas un rectángulo de fieltro y le haces dos aberturas para pasar los brazos. Lo pegas sobre el cuerpo del muñeco y puedes añadirle algún detalle como botones, cuello, etc.

Ya tienes lista tu primera muñeca, ahora puedes hacer tantas como quieras y formar una familia de muñequitos de lana para adornar tu hogar o regalarle a alguien a quien quieres mucho.

Cómo hacer un gatito de fieltro

Cómo hacer un gatito de fieltro

No ser habilidosa con la costura no es un impedimento para que hagas manualidades cosidas para los chicos o para regalar. Hoy hemos traído un trabajo muy sencillo con fieltro que les va a encantar. Veamos cómo hacer un gatito de fieltro fácil y adorable.

Esta manualidad toma muy poco tiempo, pero si no te animas de ninguna manera a coser, puedes sustituir la costura con aguja e hilo, por una costura con silicona en caliente. Así que no tienes excusas para no hacer un gatito de fieltro para regalar.

Cómo hacer un gatito de fieltro
Para hacer este muñeco de fieltro cosido, sólo tienes que hacer las puntadas prolijas, todas del mismo tamaño y a igual distancia. Para facilitarte la tarea, te dejamos el molde del gatito.

Materiales para hacer un gatito de fieltro

  • un trozo de fieltro rojo
  • un trozo más grande de fieltro de otro color
  • retazos de fieltro negro
  • guata
  • aguja e hilo
  • tijera
  • pegamento para fieltro

Imprime el molde del tamaño que prefieras y luego recórtalo. Utilizando el molde, marca y recorta dos piezas del gatito y dos del corazón. Debes tener en cuenta que tu gatito quedará aproximadamente medio centímetro más pequeño, ya que es el espacio que la costura ocupa.

Cómo hacer un gatito de fieltro
Encima las piezas y comienza a coser el contorno utilizando punto diente de perro, como lo ves en la foto. Antes de finalizar el contorno, rellena la pieza con la guata y luego termina de cerrar. Para que la guata llegue a todos los rincones, puedes ayudarte con un palito de brocheta. Haz lo mismo con el corazón.

Ahora recorta los ojos y la nariz y pégalos con el pegamento. El corazón puedes pegarlo con pegamento o coserlo, como prefieras.

Cómo hacer un pingüino con limpiadores de pipa

Cómo hacer un pingüino con limpiadores de pipa

Los pingüinos son animales maravillosos que a todos nos simpatizan, por eso hoy vamos a ver cómo hacer un pingüino con limpiadores de pipa muy sencillo, para jugar o para regalar. Verás qué divertido es, ponte manos a la obra.

Esta manualidad además de divertirte, te permite desarrollar la coordinación motriz y la creatividad.

Materiales para hacer un pingüino con limpiadores de pipa

  • limpiadores de pipa negros
  • limpiador de pipa blanco
  • goma eva naranja
  • pistola de silicona en caliente
  • ojos móviles
  • alicate de corte

Comienza por el cuerpo del pingüino, dobla un limpiador de pipa negro con la forma del cuerpo del pingüino.

Luego corta un trozo de limpiador de pipa blanco para hacer el pecho del pingüino. Fíjate de que sea más corto que el cuerpo, para no tapar la cara. Pégalo con la silicona caliente al cuerpito del pingüino.

Ahora toma un trozo de limpiador de pipa negro, de un largo suficiente para las aletas del pingüino, teniendo en cuenta que va arrollado a su cuello (como una bufanda). Pega las aletas al cuerpo con un poquito de silicona para que no se muevan.

Corta el pico y las patas en goma eva y pégalos con la silicona. Cuando pegues las patas, ten cuidado de que tu pingüino quede vertical sobre ellos, de lo contrario no podrá pararse. Puedes dejarlo secar acostado para asegurar que no se despeguen.

Ahora sólo falta que le pegues los ojos móviles sobre el pico y ya estará listo tu simpático pingüino. Si quieres hacer pingüinos de diferentes tamaños, puedes usar los limpiadores de pipa dobles, para darles más volumen. De este modo podrás hacer a los papás con sus hijitos, si lo deseas. Fue muy divertido, ¿verdad?

Lápices divertidos para souvenir

Los souvenirs son el detalle final de toda celebración, un “recuerdo” (tal es el significado de “souvenir” en francés)  que se llevarán nuestros invitados y que despertarán las ganas de volver a todos los eventos que organicemos.

Ahorra dinero fabricando tus propios souvenir en casa. En esta oportunidad, te damos una idea para sorprender a los chicos: lápices decorados. Estos souvenirs no solo son una divertida propuesta, sino que también son muy útiles para el estudio.

Vas a necesitar:

Lápices  (si están recubiertos en distintos colores, mucho mejor)

Porcelana fría

Colorante vegetal

Esferas de telgopor pequeñas

Cola vinílica

 

Elaboración:

La etapa más importante de esta manualidad es la modelación de la figura de porcelana fría que va en el extremo superior del lápiz. Siéntete libre de hacer los modelos que prefieras: caras, animales, flores, casitas… Incluso puedes variar la figura elegida para cada lápiz, de modo que cada niño reciba un souvenir personalizado.

Lo primero que debes hacer es teñir la porcelana con colorante, separando en porciones de masa los distintos colores que utilizarás. Amasa cada porción hasta lograr un tono homogéneo. Recuerda que unas pocas gotas bastan para teñir la porcelana.

Para trabajar la porcelana fría, debes moldear las diferentes partes de tu figura hasta lograr la forma deseada. Si se trata de la cabeza de un animal, es recomendable emplear una esfera de telgopor pequeña (número tres) y cubrirla con la porcelana, para lograr una mayor consistencia. Recuerda dejar un extremo más largo en la zona del cuello, donde unirás la pieza de porcelana con el lápiz.

Trabaja con un palito para dibujar los rasgos de tu figura: boca, ojos, cejas… Trabaja por separado las orejas con porcelana en otro color. Para los ojos, usa bolitas de porcelana blanca y píntales un pequeño círculo negro. Une las diferentes partes de la pieza con cola vinílica. Usa la cola para adherir bien la figura de porcelana al lápiz. Para un completo acabado que disimule la unión, toma una tira fina de porcelana y enróllala en forma de espiral en la parte superior del lápiz.

Una vez seca la porcelana, puedes darle unos toques finales con pintura acrílica. Deja secar la pintura, y ya tienes unos divertidos lápices para souvenir.

Tarjetas españolas decoradas

Las tarjetas españolas son tarjetas en papel vegetal y tuvieron su origen en el Convento de las Carmelitas Descalzas de Santa Teresa de Jesús, en España, hace doscientos años. En la actualidad, estas tarjetas han cobrado gran importancia en nuestro país y, a diferencia de las postales que se venden en los comercios, llevan un esmerado trabajo artesanal.

Materiales:

Papel vegetal de 145 g

Diseño a elección

Repujadores

Picadores

Tinta china blanca

Plumín

Marcador dorado

Crayones o policromos

Paño oscuro

Cera en pasta

Algodón

Como hacer tarjetas españolas decoradas

1 Calcar el diseño sobre el papel vegetal, con plumín y tinta china blanca.

2, Dar vuelta la tarjeta, colocar debajo un paño oscuro y marcar los contornos con el repujador de punta fina, presionando con mayor insistencia en los bordes. Luego, repujar la figura con el repujador con bolillo.

3 Retirar el paño y pintar siempre del revés con crayones o policromos sobre una superficie clara y dura.

4 Con un pedacito de algodon con cera, extender el color en forma pareja.

5 Colocar nuevamente el paño y marcar con el picador de agujas la puntilla a uno y otro lado del papel.

6 Recortar el contorno de la tarjeta con el picador de tres agujas, desprendiendo los excedentes de papel a medida que vaya picándose.

7 Decorar los centros de las flores con marcador dorado y acordonar con hilo del mismo color.